«¡Sentimos no haberla inventado antes!»

Los inventos revolucionarios vienen de ideas simples

¡Hola! Somos María José Pedragosa y Pablo Erlandsen, y vivimos en la hermosa ciudad de Barcelona.

Pablo, que es arquitecto y escultor de profesión, se encontraba en su estudio un día intentando tomar una foto de su trabajo con una sola mano. Pensó que un mango solucionaría ese problema, así que, después de intentar comprar una funda para su móvil sin éxito, construyó un prototipo y me lo enseñó. El invento me pareció tan increíblemente revolucionario que animé a Pablo a patentar el invento. Y así fue como nació POPSICASE. Ahora está patentado en todo el mundo, y se fabrica al 100% en la soleada Barcelona.

Un reflejo de nuestra filosofía de vida

Infundido con nuestro amor por el océano, nuestro deseo de cuidar el planeta, y nuestra experiencia en la conservación del medio ambiente, POPSICASE está hecho de redes de pesca recicladas utilizadas en el Mar Mediterráneo, y se ha convertido en una herramienta para mejorar la economía circular y aumentar la conciencia sobre la importancia de involucrarse.